Cómo cambiará nuevamente el ecommerce mundial a causa del coronavirus

Posted by Juan Felipe Guerrero C. on 15-abr-2020 9:47:00

El coronavirus está transformando al comercio electrónico, a las sociedades, a la economía y al mundo. Desde principios de enero de este año, el brote se ha expandido hacia todos los rincones del planeta. Con el virus ahora en la mente de todos, lidiar con su impacto en la vida cotidiana se ha convertido en una necesidad general. 

capitulo-e-commerce

Como medida de prevención, gobiernos mundiales han declarado cuarentenas y aislamientos sociales (unos más estrictos que otros), pero se estima que una tercera parte de la población del planeta está en una suerte de confinamiento, según Business Insider. Esto ha desencadenado que muchas personas no puedan trabajar, lo que conlleva a despidos y a que las empresas deban suspender sus operaciones, dándole un tremendo golpe a la economía global.

Pero en tiempos en los que muchas esferas de la economía y el comercio están luchando, hay oportunidades para que otras prosperen. Un área de negocios que está ayudando a que las personas puedan abastecerse -en primera medida- y -en segunda- a que la economía se mantenga a flote, es el comercio electrónico.

Entonces, ¿cómo se ve exactamente el impacto del coronavirus en el panorama del comercio electrónico?

Una pandemia que impulsó el ecommerce en China

En 2003 el comercio electrónico estaba empezando a surgir en China. Después de todo, no mucha gente tenía acceso a Internet. Alibaba era principalmente una plataforma B2B, que conectaba a los compradores estadounidenses con los proveedores chinos, y JD.com era una cadena de pequeñas tiendas de electrónica que recientemente lanzó un sitio de comercio electrónico en línea.

Durante los primeros meses de 2003 ocurrió algo inesperado. El SARS (síndrome respiratorio agudo grave, por sus siglas en inglés) se convirtió en una pandemia que golpeó, mayoritariamente, a China, aunque también se propagó a otras partes del mundo, pero con una tasa de contagios menor. Esto supuso un tremendo reto para la economía del país más poblado del mundo -incluido el incipiente negocio del comercio electrónico-, ya que el sector manufacturero del país sufrió el cierre de fábricas y los trabajadores se quedaron sin trabajo, mientras que las ventas por retail también disminuyeron considerablemente debido a que los consumidores evitaban ir a las tiendas por miedo a enfermarse.

Volviendo al caso de Alibaba, en mayo de ese año una empleada de la compañía se contagió de SARS, lo que obligó a la empresa a decretar cuarentena y enviar a sus trabajadores a la casa, según informa CNBC. El pronóstico para Alibaba no era el mejor. Fue entonces cuando su CEO, el multimillonario Jack Ma, determinó que la única salida para mantener en marcha las operaciones era que los empleados trabajaran desde casa. Y así fue. Los trabajadores desconectaron sus computadores de escritorio en la oficina y se los llevaron a sus hogares con el fin de mantener a Alibaba en marcha.

En ese momento, la mayoría de las personas en China estaban en sus casas y no iban al trabajo por miedo a contraer el SARS. Esa cuarentena autoimpuesta se convirtió en un momento decisivo para la economía del país, en particular para las empresas de Internet, como Alibaba y JD, ya que los consumidores chinos que estaban “recluidos” en sus hogares comenzaron a recurrir a Internet para comprar todo tipo de artículos.

¿El futuro de la economía en manos del ecommerce?

¡Totalmente! Los pronósticos y los volúmenes de ventas sin duda aumentarán considerablemente. Statista reporta que el año pasado las ventas en retail por comercio electrónico en todo el mundo ascendieron a $3,53 billones de dólares, y se prevé que para 2020 el número supere los $4,20 billones. Sin embargo, un nuevo pronóstico para el ecommerce en 2020 estima que el nivel puede aumentar al menos un 12% debido al impacto del coronavirus, y eso que solo estamos hablando de retail online.

Nueva llamada a la acción

Este panorama es un mero indicador de los actuales patrones de comportamiento del consumidor. También resalta cómo las tendencias pueden ser determinadas por la fluctuante e incierta situación. En la actualidad, nadie puede predecir el impacto total del coronavirus en la economía mundial, pero aún es posible identificar oportunidades en medio de la crisis.

Los ejemplos de Alibaba y JD.com son grandes referentes. Lo que es diferente hoy en día es que la infraestructura del comercio electrónico del mundo está mucho más establecida y es más robusta, lo que facilita y suaviza el camino.

Si bien hay industrias que están recibiendo mayor impacto que otras, los actores como los comercios de moda, entretenimiento, supermercados, las tiendas de conveniencia y los vendedores de bienes de consumo esenciales de rápida rotación (FMCG) y de productos farmacéuticos de venta libre (OTC) pueden ver un aumento de la demanda a medida que más personas se quedan en sus casas y la única forma de proveerse es a través de Internet, así que las oportunidades en el ecommerce para cientos de empresas están sobre la mesa, y ahora es cuando más deben volverse una total prioridad.

Si quieres saber más sobre comercio electrónico, transformación digital y temas afines, no dudes en consultar nuestra biblioteca virtual o nuestro blog.